Nutrición y deporte

Dependiendo de la persona y de la etapa de la vida en la que se encuentre tendrá unos requisitos diferentes. Las personal al igual que los animales tenemos la necesidad de movernos y hacer ejercicio para crecer sanos y fuertes, o para mantenernos sanos y tener una buena calidad de vida, en etapas ya más avanzadas (1).

Al hablar de nutrición y deporte, el primer término a tratar pudiera ser el balance energético. Cuando comemos rellenamos nuestras reservas de energía para poder hacer frente al día a día. Cuando esta cantidad de comida aporta una cantidad de energía mayor que el gasto que se realiza en un día obtenemos un balance positivo, es decir, el sujeto come más energía de la que gasta lo que hará que el sujeto gane peso, mientras que si la cantidad de energía es menor a la energía que gastamos el sujeto perderá peso (2).

Debido a los diferentes estilos de vida y de deportes que se practican, las necesidades de las personas cambiaran. Los deportistas de elite requieren de una dieta hipercalórica para poder hacer frente a los grandes esfuerzos que realizan, mientras que un informático no tendrá tantos requisitos y tendrá una dieta mucho menos calórica (2).

Los hidratos de carbono son la principal fuente de energía para el cuerpo, es el combustible principal para la musculatura en ejercicios de media y alta intensidad. Se recomienda a un sujeto que no entrena tomar entre un 50 – 60% de la ingesta total y un 5% de más si realiza deporte, 55 – 65%. Los deportistas para tener aun una mayor precisión utilizan una ingesta de X g de HDC/ Kg peso corporal/día. Siendo la cantidad recomendad entre 7 – 10 g/kg peso/día (3).

Las proteínas tienen un papel estructural y se recomienda una ingesta 10 – 15%, lo que supondría entre 0´8 – 1´2 g de proteínas /kg peso/ día, pero en un atleta se puede llegar hasta los 2 g de proteínas/ kg peso/ día (3).

Las grasas deberían suponer el 20 – 30% de la ingesta diaria, siendo la segunda fuente de energía para el cuerpo, es el combustible de las actividades físicas de baja o media – baja intensidad (3).

El uso de suplementación deportiva está cada vez más extendido entre los diferentes deportes, así como a los centros de musculación y fitness. Debido a la dificultad para muchas personas de comer bien se vuelve algo muy normal el uso de suplementos para poder llegar así a ese punto recomendable (4).

Y es que en la actualidad hay una necesidad de información referente a una dieta equilibrada, métodos culinarios y composición nutricional para poder comprar productos mejor proporcionados.

 

Bibliografía

  1. Burke, L. (2010). Nutrición en el deporte: un enfoque práctico. Ed. Médica Panamericana.
  2. Sanz, J. M. M., Otegui, A. U., & Ayuso, J. M. (2013). Necesidades energéticas, hídricas y nutricionales en el deporte. European Journal of Human Movement, (30), 37-52.
  3. Vega-Pérez, R., Ruiz-Hurtado, K. E., Macías-González, J., García-Peña, M. D., & Torres-Bugarín, O. (2016). Impacto de la nutrición e hidratación en el deporte. El residente11(2), 81-87.
  4. Colls Garrido, C., Gómez-Urquiza, J. L., & Fernández-Castillo, R. (2015). Uso, efectos y conocimientos de los suplementos nutricionales para el deporte en estudiantes universitarios. Nutrición hospitalaria32(2), 837-844.

Interacciones con los lectores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.