Por José Ramón González Barea

 

‘El panorama ha cambiado, pero sigue habiendo mentalidades atrasadas, aunque van desapareciendo y se va cambiando. Hay que crecer mucho más’.

A lo largo de la historia de la música occidental la mujer ha sido desvalorizada y relegada a un segundo plano. Este hecho responde a un sinfín de cuestiones sobre las que la musicología feminista y de género ha estudiado y esbozado líneas de actuación. Como dice Soler Campos (2018), la mujer era reservada para la esfera privada, alejada de la vida pública dominada por la escena heteropatriarcal. Hernández Romero (2011) afirma que en el siglo XIX se produce un aumento de la presencia de la mujer en la educación reglada española, es decir, los Conservatorios Superiores de Música, aunque diciembre de 1857 se hace efectivo un reglamento que las relega a las especialidades de solfeo, piano, canto, arpa y acompañamiento. Aunque esta norma se terminó eliminando, aún a día de hoy encontramos gran cantidad de resquicios de dicha época.

 

María José Collazos Alonso es compositora, violinista, cantante y profesora en el Real Conservatorio Superior de Música Victoria Eugenia de Granada en la especialidad de Composición. Ella es la primera mujer egresada en la especialidad de composición del Conservatorio Superior de Música de Oviedo en el año 2002, por lo que nos gustaría agradecerle enormemente su colaboración y participación contándonos su experiencia, así como su opinión sobre la mujer en el panorama educativo musical actual.

 

Comienza sus estudios musicales en Oviedo a la edad de 15 años en la especialidad de solfeo, especializándose posteriormente en violín y canto. Recuerda con cariño esta primera etapa educativa, en la que afirma no haber sentido ningún tipo de discriminación por ser mujer. Posteriormente accede al Conservatorio Superior de Oviedo, siendo aquí donde encontramos un primer trato diferenciado. La reacción del profesorado fue de sorpresa, ya que trataron de convencerla de dedicarse al canto. Volviendo a referenciar a Hernández Romero (2011), esto es un vestigio directo de la situación de las mujeres en la música, ya que solían estar directamente relacionadas con el canto como única salida apropiada para la mujer y con posibilidades de proyección laboral, con estudios que han tratado este fenómeno. Sin embargo, convencida de su deseo por estudiar composición, siguió adelante. A partir de este momento asegura haber sentido un buen trato por parte del profesorado, así como le dieron un gran apoyo en su carrera y facilidades para estrenar sus obras, aunque ‘seguían considerando que era un mundo de hombres’. ‘Una vez que me reconocieron [como compositora], el trato fue igual’. Fue en el año 2002 cuando se graduó, siendo la primera mujer egresada en composición en Asturias. Sin embargo, también asegura que tiene constancia de que en los años 80 y 90 fueron varias quienes lo intentaron, sin recibir el mismo trato ni aceptación que sí recibió ella, por lo que no pudieron continuar sus estudios o, en el peor de los casos, acceder a ellos.

 

Con ella hemos tenido la posibilidad de hablar sobre el panorama actual de la musicología feminista, el cual ve de una manera mucho más positiva que en tiempos anteriores. Sobre la historia compensatoria tiene una visión relativamente favorable, aunque reivindica la importancia de dar voz y lugar a las mujeres compositoras contemporáneas. ‘Se debe hacer un recuerdo a la mujer de anteriores épocas, pero deberíamos centrarnos en la mujer del siglo XX y XXI. […] No debemos incluir obras de mujeres sólo en el Día de la Mujer, sino inclusive en las programaciones de los cursos y en cualquier concierto, ya que otra cosa es incluso más discriminatoria’. Aunque por suerte las nuevas generaciones tienen una mentalidad radicalmente diferente en cuanto a la mujer compositora, sigue habiendo académicos y personal docente que mantienen pensamientos retrógrados y machistas. ‘El panorama ha cambiado, pero sigue habiendo mentalidades atrasadas, aunque van desapareciendo y se va cambiando. Hay que crecer mucho más’. Es una situación que asusta ya que, aunque cada vez son menos, algunos de ellos siguen en activo y muchas mujeres deben sufrir tratos discriminatorios en las aulas de composición. Además, colabora activamente en la Asociación Cultural La Castalia, ubicada en Oviedo y que se involucra mucho en la difusión de la música de cámara y el estreno de obras de compositores actuales. Realizan diversos cursos en los que participa como profesora. ‘Hemos podido estrenar bastantes obras de mujeres. […] Nos hemos centrado mucho en la música contemporánea, y estrenamos obras todos los años dentro de la propia asociación’.

 

Desde aquí queremos agradecer enormemente a María José Collazos su colaboración y atención, así como felicitarla por su carrera como docente y compositora que desarrolla excepcionalmente.

 

BIBLIOGRAFÍA

  • Soler Campo, S. (2018). CUESTIONES DE GÉNERO: MUJERES EN LA HISTORIA DE LA MÚSICA. Revista electrónica de educación en las Artes, 19, pg. 87. Recuperado de https://doi.org/10.6035/artseduca.2018.19.5
  • Hernández Romero, N. (2011). Educación musical y proyección laboral de las mujeres en el siglo XIX el conservatorio de música de Madrid. Trans : Transcultural Music Review, Nº15, pg. 8–12. Recuperado de https://www.sibetrans.com/trans/public/docs/trans_15_04_Hernandez.pdf

 

 

Interacciones con los lectores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *