Por Alfonso Pinto Jiménez

Al igual que en otros muchos campos de música, en el blues,  las mujeres han tenido un papel de menor representación frente a los hombres y con esto nos referimos a menor número de artistas femeninas y por tanto menor transcendencia para el género. Esto no es difícil de explicar puesto qué dentro de la industria de la música, las dinámicas del machismo se mueven y funcionan de la misma manera que fuera de ella; es bien sabido del menosprecio, invisibilización y acosos que se han dado dentro de este mundo hacia las mujeres.

En esta entrada quiero hablar de una de las artistas femeninas que más transcendencia ha tenido dentro del mundo del Blues y de su industria en la primera mitad del siglo XX. Hablamos de Gertrude Ma Rainey (1886-1939) la considerada “madre del blues”. Nació en Columbus, Georgia, tan solo unas décadas después de la abolición de la esclavitud en el país. En este contexto, el pueblo afroamericano se enfrentaba a una nueva forma de relacionarse con el entorno y el blues fue una de las formas de expresión que enfrentaba esta nueva realidad, realidad que se configuraba a partir de la idea de libertad; enlazando con esta idea, la carrera artística de la cantante fue un completo ejercicio de emancipación a doble partida, pues se enfrentaba a los estigmas que existían sobre su pueblo y a los de ser una  artista itinerante que  no vivía según lo establecido, es decir una mujer que se salía de la norma. En la misma línea, algunas de las letras de sus canciones estaban cargadas de referencias al abandono de la pareja, libertad sexual, bisexualidad y denuncia de malos tratos; y es este el punto de interés de este artículo pues Ma Rainey ponía voz a la emancipación de las mujeres Afroamericanas.

Podemos ver ejemplo de esto en la letra de la canción prove it on me blues, donde se hace referencia al lesbianismo. Es interesante no solo el significado de la letra sino también la forma tan directa en la que nos habla de su realidad y su libertad.

They said I do it, ain’t nobody caught me
Sure got to prove it on me
Went out last night with a crowd of my friends
They must’ve been women, ‘cause I don’t like no men 

Su testimonio personal se convirtió en una conciencia colectiva dentro del blues clásico femenino, terreno en el que ella no se ganó el título de madre del blues solo por las letras controvertidas, sino porque realmente se le considera una figura influyente: tuvo gran influencia en la cantante de blues Bessie Smith, otra figura importante del género; también hay que saber que llegó a grabar 93 discos y colaboró con artista como Louis armstrong, por lo que considerando la posición de desigualdad de aquellas mujeres dentro de un contexto especialmente difícil (Aparte del machismo hay que tener en cuenta el conservadurismo de los estados del sur del país, la pobreza y el racismo), Ma Rainey supo cultivar el éxito por encima de todo lo anterior usando como arma sus letras.

La trayectoria de esta artista junto con otras como Billie Holiday o Bessie smith, plantearon en su momento, según A.davis, una de las bases de conciencia del feminismo negro de los 80. Por mi parte creo que la trayectoria de esta artista es un caso, como mínimo, digno de mención dentro de la historia de las músicas populares.

Interacciones con los lectores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *