En nuestro grupo, hemos estudiado en resonancia magnética funcional cómo cambia el cerebro de las personas cuando realizan tareas complejas y cómo se afecta su capacidad perceptiva.

Mientras estaban en el escáner, los participantes realizaron tareas de diferente dificultad, al mismo tiempo que tenían que responder a estímulos muy difíciles de percibir.

Las regiones frontales del cerebro se activaron más cuando las tareas eran complejas que cuando eran simples y cuando los participantes conseguían percibir los estímulos que cuando había fallos en la percepción. Estas regiones del lóbulo frontal son regiones filogenéticamente más modernas (están más desarrolladas en los humanos que en otros animales) y que terminan de desarrollarse en la adolescencia. Son regiones que se relacionan con nuestra capacidad de controlar nuestro comportamiento, especialmente en situaciones difíciles. En este estudio se demuestra que son también regiones importantes para la percepción visual.

Esta línea de investigación es importante para comprender cómo funciona el cerebro humano y tiene una aplicación directa al estudio de pacientes con daño cerebral (que presentan problemas en el control del comportamiento y en la percepción consciente) y situaciones atencionalmente demandantes como la conducción.

Para saber más: doi/10.1093/cercor/bhy332/5263976

Deja un Comentario

avatar
  Subscribe  
Notificar