Por Raúl Quesada Martínez

Alison Balsom es una de las trompetistas internacionales más importantes en la actualidad. Desde comienzos de siglo se ha forjado este reconocimiento obteniendo numerosos premios como solista en diferentes concursos de índole internacional[1]. Por otra parte, ha actuado con diversas orquestas de relevancia a nivel occidental[2], comprometiéndose también con la grabación discográfica, publicando 13 álbumes que abarcan desde el barroco, hasta el jazz y la música contemporánea[3].

El disco Sound the Trumpet, lanzado en 2012 bajo la discográfica Warner Classics fue el primero en el que Alison Balsom utilizó la trompeta natural. En este proyecto se trata de realizar una interpretación históricamente informada sobre el repertorio barroco escrito para la nobleza británica por Purcell y Handel. En este participa la orquesta The English Concert y el director Trevor Pinnock, especialista en el repertorio de los siglos XVII y XVIII[4].

Portada Sound the Trumpet – Royal Music of Purcell and Handel

Video promocional Sound the Trumpet

ALISON BALSOM – Sound the Trumpet (Royal Music of Purcell & Handel)

Es importante tener en cuenta que la interpretación de estas obras conlleva una preparación histórica y estilística que la intérprete cumple correctamente. Esto se puede observar en la forma de articular, realizar los adornos y enfocar la música, pero también en otras decisiones como grabar fuera de un estudio o utilizar trompetas con diferentes afinaciones[5]. No obstante, ¿se puede considerar que en este disco se haya llevado a cabo una interpretación históricamente informada?

Realmente, el propio hecho de que la intérprete sea una mujer ya puede generar controversia. Durante el barroco, el instrumento estaba ampliamente relacionado con la corte y el ejército[6], donde la mujer no podía participar. Sin embargo, cabe mencionar como algo extraordinario el caso de la Capilla de Württemberg, donde en 1717 se encuentra como parte del cuerpo de trompetas a Elisabetha Schmid y en 1730 a la hija de Johann Heinemann. Estos son los primeros casos que se han encontrado sobre la interpretación del instrumento por una mujer[7]. Pero como se ha indicado anteriormente, este es un caso extraordinario. El arte de la trompeta era un oficio con unas normas muy exigentes de cara a la relación entre hombres y  mujeres. Por ejemplo, los trompetistas no se podían mezclar con las mujeres del pueblo ni tener una “compañía depravada” durante su periodo de aprendizaje[8].

Sin embargo, si se extrae la música de este disco de cualquier información externa, ¿se podría saber que la intérprete es una mujer? La escritora Hélène Cixous insertó en este debate la idea de “escritura en femenino”, es decir, si eres mujer te expresas artísticamente de forma diferente a un hombre. A raíz de esto, en los estudios musicológicos feministas de los noventa surge la idea de que las experiencias personales del intérprete también determinan su música. Pero esto tampoco puede determinar si la intérprete es una mujer o un hombre debido a que entran otros factores en juego como puede ser la raza, el nivel económico o la sexualidad. Incluso se podría ir más allá, ¿Por qué la trompeta está tan asociada al hombre? Por lo general, la participación femenina en la sección de viento metal y percusión sigue siendo inferior a otras familias de instrumentos como la cuerda o el viento madera. Esto posiblemente sea debido a la amplia herencia militar que arrastran estos instrumentos[9].

En la música barroca se empleaba el término clarino para denominar el registro agudo de la trompeta[10]. En la época, este registro se describe como:

“La trompetilla de son agudo, que por tener la voz clara la llamaron clarin […] Trompeta bastarda, la que media entre la trompeta que tiene el sonido fuerte y grave y entre el clarin, que lo tiene delicado y agudo”[11] .

 

“La toma De la Villa de Antequera, 1410” de Vicente Carducho

Por lo tanto, juntando esta información con las ideas que expone David Lewin en su obra Women’s Voices and the Fundamental Bass, ¿No sería más lógico asociar la trompeta a la mujer,  tanto por la aproximación de registro como por la delicadeza de esta?

Finalmente, me parece de interés mencionar que este proyecto está en un punto intermedio entre ser comercial, a la vez que historicista. Esto ha conseguido acercar este timbre tan característico de la trompeta natural a un público nuevo. Hay que destacar el hecho de que Alison Balsom es una de las pocas mujeres que ha lanzado un proyecto sobre la trompeta natural, sirviendo como punto de inspiración a muchas otras intérpretes de cara a realizar proyectos de interpretación histórica.

 

 

 

 

 

[1] WALLACE; MCGRATTAN. The Trumpet. Londres: Yale University Press, 2011. p. 152.

[2] ANDRÉS; ALBEROLA. Atlas de trompeta. Valencia: Rivera Editores, 2008. p. 271.

[3] BALSOM, Alison. Alison Balsom Music and Life. https://bit.ly/3cqi9kj. Fecha de consulta: 22/10/2021.

[4] BALSOM, Alison. Alison Balsom Discography. https://bit.ly/3etjCYE. Fecha de consulta:  22/10/2021.

[5] BALSOM, Alison. Spotify Commentary: Spoken Audio 5. https://spoti.fi/2K93EFl. Fecha de consulta: 23/10/2021.

[6] GINER, Gutierrez Jorge Javier. Uso y función de la trompeta en las catedrales andaluzas más representativas durante los siglos XVII y XVIII. Madrid: Universidad Rey Juan Carlos, 2018. p.210.

[7] OWENS; REUL ; STOCKIGT. Music at German courts, 1715-1760. Changing artistic priorities. New York: Boydell Press, 2011. pp. 170-195.

[8] ALTENBURG, Johann Ernst. Trompeter und Pauker Kunst. Halle: J. C. Hendel ed. 1795 (Reimpresión y traducción al inglés: TARR, Edward.  Trumpeter´s and kettledrummers´ art. Suiza: Editions Bim, 1974) pp. 36-37.

[9] SOLER, Campo Sandra. Mujeres y música. Obstáculos vencidos y caminos por recorrer. España: Universitat Rovira i Virgili, 2017.  p. 253.

[10] TARR, Edward. The art of baroque trumpet playing. Vol. I. Berlín: Schott Music, 1999. p. 98.

[11] KENYTON, De Pascual Beryl. “Clarines and trompetas: Some Further Observations” En: Historic Brass Society Journal, Nº 7, 1995. p. 101.

Interacciones con los lectores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *