Por Tomás Porcel

Se sabe que el papel de las mujeres en el ámbito musical ha estado muy oculto hasta hace relativamente poco tiempo pero gracias a los numerosos estudios que actualmente tenemos sabemos que ha estado presente desde siempre. En concreto, casi siempre nos solemos referir a la mujer como compositora, pero ¿qué sabemos de la mujer como intérprete?, ¿intérprete vocal o instrumental?, y vamos más allá ¿qué sabemos sobre la feminización de determinados instrumentos?, ¿hay instrumentos de hombres e instrumentos de mujeres?

Ya desde los primeros dibujos primitivos de las paredes de las cuevas encontramos siluetas de mujeres tocando instrumentos y bailando. Sobre todo los instrumentos que se les pintaban eran de pequeña percusión como tambores pequeños, crótalos también encontramos cítaras y liras. En general los instrumentos de cuerda y pequeña percusión eran tocados por las mujeres y los de viento por los hombres.

En la Edad Media la música instrumental prácticamente desaparece y con ella, la figura de la mujer en esta práctica instrumental, recibiendo más apoyo la vocal. En el Renacimiento la música instrumental vuelve a recuperar ese auge y es en este periodo cuando se les prohíbe y se les tacha a las mujeres de brujas por tocas instrumentos de percusión, sobre todo panderos. En Barroco y Clasicismo sobre todo va a ser más protagonista la mujer en la práctica vocal, destacando las óperas. Va a ser a finales del siglo XVIII cuando surge el papel de la mujer pianista y durante el Romanticismo se generaliza el papel de la pianista e incluso se acepta socialmente en el ámbito profesional de la interpretación y la docencia. En el siglo XX, la mujer ya se incorporará a la mayor parte de actividades musicales que llevan a cabo.

Una vez hecha este breve recorrido histórico por el papel de la mujer intérprete, vayamos a ver cuestiones relacionadas con la asociación del género femenino a diversos instrumentos.

Los primeros instrumentos musicales que fueron aceptados para ser tocados por una mujer fueron los de teclado y el arpa. Una de las principales razones fue porque el modo y postura adoptada para tocarlos se consideraba elegante. Entre los instrumentos de viento, la flauta fue uno de los primeros instrumentos en ser reconocidos como adecuados para ser tocados por una mujer. De nuevo, el motivo fundamental fue que al tocar la flauta, la apariencia física de la mujer no era desagradable. Sin embargo, otros instrumentos más ligados al viento metal no estaban permitidos puesto que hacía que la cara de la mujer se distorsionara. La familia de instrumentos que también se ha asociado a la mujer, son los instrumentos de cuerda frotada.

En la actualidad, estos instrumentos continúan siendo interpretados en gran parte por mujeres en detrimento de otros instrumentos como los de instrumento metal.

Estudios como el llevado a cabo por Lucy Green, Music, Gender, Education (1977), demuestran que determinados instrumentos musicales están masculinizados y otros feminizados.

Pero ya no solamente hablamos del aspecto físico, también debemos destacar el timbre. El timbre instrumental expresa una serie de connotaciones ilustrativas alrededor de una serie de parámetros sensoriales, conceptuales y/o afectivos fundamentalmente debido a su naturaleza sonora. Vemos algunos instrumentos como la flauta = intelectualidad, lo sublime, la dulzura, la feminidad, la infancia, el clarinete = elegancia, corrección, caballerosidad, el fagot = simpatía, jocosidad y el arpa = feminidad, fantasía, delicadeza, infancia, agua, transparencia. Esto se encuentra en la tabla de Lejeune, J. (2013) en su libro A Guide to Musical Instruments (Vol II) 1800-1950. París: Ricercar.

Esto no queda aquí, más recientemente según un estudio de 2011/12 realizado por algunos estudiantes del Conservatorio Superior de Música de Valencia para detectar la influencia de estereotipos de género en la elección de especialidad musical profesional (composición, dirección, interpretación, musicología y pedagogía) han obtenidos conclusiones como que hay predominancia de estudiantes varones sobre mujeres, se encuentran especialidades claramente masculinas y otras femeninas, hay especialidades en que estos estereotipos van cambiando con los años y otras permanecen sin variación.

Bibliografía

CABRELLES SAGREDO, Mª Soledad. El protagonismo femenino en el ámbito musical histórico. Enlace: http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/el-protagonismo-femenino-en-el-ambito-musical-historico-784138/html/

Mª Carmen Sansaloni Gimeno. Presencia de estereotipos de género en la elección de especialidad musical profesional. 

Sandra Soler Campo. Mujeres y música. Obstáculos vencidos y caminos por recorrer. Avances hacia la igualdad y metas por alcanzar en el campo de la composición, interpretación y dirección orquestal. 

Interacciones con los lectores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *