Por Marta Oviedo Luengo

Fraser, J. 1982. Fotografía de Gerschel del reparto de Jeux. De izquierda a derecha a Tamara Karsávina, Ludmilla Schollar y Nijinsky.

Vaslav Nijinsky nació el 12 de marzo de 1889 en Kiev, Ucrania. Su padre era bailarín, por lo que tuvo contacto temprano con la danza. Tras el abandono de su padre del núcleo familiar ingresa en la Escuela Imperial de Ballet (1898).

Será en 1908 cuando conozca a Serguéi Diághilev. El empresario encontró en Nijinsky todo lo que necesitaba su emergente proyecto de Les Ballets Russes. Buscaba romper la concepción del ballet que perpetuaba el rol de la mujer como la parte frágil pero bella que dependía de soporte del hombre para ser visible. Con el estreno en 1911 de El espectro de la Rosa lo conseguiría: el público vio a un enérgico bailarín que saltaba y ocupaba el escenario libremente abandonando ese papel masculino de ballets canónicos como el Lago de los Cisnes.

Ya en ese momento, su relación con Diághilev había transcendido de lo profesional. Su relación sentimental le dio ‘carta blanca’ en términos de elección de vestuario, títulos y papeles a interpretar, y libertad artística tanto en el escenario como en sus coreografías.

En 1912 protagonizaría su primera coreografía de L’après-midi d’un faune de Debussy donde representa a un fauno cuyos movimientos angulares y estáticos evocan a la escultura de la Antigua Grecia, así como sus balanceos de pelvis aludiendo a lo sexual que culminaban con una simulación de masturbación. Un año después tiene lugar el estreno de La Consagración de la Primavera, en París, con coreografía a su cargo. Es alarmante cómo se tiende a obviar en la historiografía el hecho de que se trata de un ballet, ya que fueron esos movimientos primitivistas y rítmicos ligados al marco sonoro de Stravinski, los que desencadenaron ese caos entre los allí presentes.

Los ballets citados son sus títulos más emblemáticos, pero tan sólo quince días antes de la Consagración estrenaba un ballet con música de Debussy en el mismo París. Se trata de Jeux, donde tiene lugar una doble lectura de un partido de tenis en la que él representa a Diáguilev y las dos bailarinas a dos amantes diferentes. Esta idea surgió cuando el empresario le pidió hacer un trío con otro hombre. El hilo conductor es la pelota de tenis, en torno a la cual se desarrollan diferentes situaciones de flirteo y tensión entre la omnipresencia del deseo y la abstinencia del enredo sexual.

Según Kevin Kopelson, Jeux se trata del segundo capítulo de la autobiografía erótica de Nijinsky. En Jeux proyecta su identidad sexual a través de esa combinación de estereotipos masculinos y femeninos. Esta compleja dicotomía y su consiguiente incomprensión le llevaría a la locura tal y como vemos en su diario personal.

Considero que es pertinente denunciar el desconocimiento de esta obra, ya que ha sido tan solo hace unas décadas cuando se ha trabajado en esta doble lectura. Esto es debido al reciente punto de vista que va más allá de los datos, los títulos y las fechas asociado a la corriente posmodernista aplicada recientemente al ámbito de las humanidades. Considero que este ejemplo puede ser muy ilustrativo para darnos cuenta de la información que se obtiene abordando hechos desde la perspectiva de género. Aproximarse a este ballet bajo este prisma nos permite elaborar una historia mucho más amplia e ilustrativa, facilitando la comprensión de la obra y actividad de Vaslav Nijinsky.

Bibliografía

Barker, Barbara. Nijinsky’s Jeux”. The Drama Review 26 no.1 (1982): 51-60 https://www.jstor.org/stable/1145445(Consultado el 29-10-2021).

Fraser, John. “Nijinsky Photographs and Photographers”. Dance Chronicle 7 no. 4 (1984-1985): 435-474 https://www.jstor.org/stable/1567617?seq=1 (Consultado el 29-10-2021).

Järvinen, Hanna. “The Unseemly Games of Love in Jeux (1913)”. The Journal of the Society for Dance research 27 no. 2 (2009): 199-226 https://www.jstor.org/stable/40664429 (Consultado el 30-10-2021).

 Kopelson, Kevin. The Queer Afterlife of Vaslav NijinskyCalifornia: Stanford University Press, 1997.

 Martínez del Fresno, Beatriz. “El ballet clásico como discurso de la diferencia”. Luchas de género en la historia a través de la imagen ponencias y comunicaciones vol.1 (2001): 229-244 https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=6371625 (Consultado el 30-10-2021).

Nijinsky, Vaslav. The Diary of Vaslav NijinskyEditado y traducido por Romola Nijinsky. Barcelona: Parsifal Ediciones, 1993.

·Reconstrucción de la coreografía de Vaslav Nijinsky de Jeux por Millicent Hodson (1996)

Interacciones con los lectores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.